El rocío

La sensibilidad es un don que poco a poco evoluciona si se quiere, si se aprecia. Nuestras sensaciones son como gotas de rocío, que supura el árbol de nuestro cuerpo. Algunas reflejan la oscuridad y pueden parecer sucias. Otras pueden verse hermosas a la luz del amanecer, cuando todo aparenta ser nuevo. Aunque realmente todas están formadas del mismo néctar. La vida.

Realmente la luz con la que la gota brilla define su propio esplendor. Las apariencias iluminan la verdad, dotándola de dimensiones, de profundidad. El agua es inalterable, el destello que la defina le es indiferente, porque ella ama toda luz, no hace distinción. Conoce bien el secreto de la creación.

Reflejos de luz en el alma, son como destellos de emoción y deseo, son un devenir ante el que el agua de este ser solo puede dar las gracias por una nueva luz, un  nuevo goce, una nueva lección…

Toda vida llora de emoción por su condición, lágrimas de rocío. Haz brillar en ti la luz de la vida. Descansa con el ciprés bajo su larga sombra, sonríe a la inocencia, abraza a los hombres. Olvídate y ama.

Abre las puertas de tu ser a la vida, todas las formas son amparadas por la única causa, El Amor.

Jonsu


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s